ANGELICALSPACE

LA MENTE UN CAMPO DE BATALLA

Como base fundamental de este tema he elegido la cita que se encuentra en
2 Corintios 10: 3-5.
Entre más tiempo sirvo a Dios y estudio su Palabra, más me percato de la
importancia de los pensamientos y de la importancia de las palabras. No importa
cuanto conocimiento tengamos al respecto, siempre hay nuevas cosas que
aprender y las que sabemos es importante refrescarlas.

 

Veamos lo que dice 2 Corintios 10: 3-5:
“…pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios”. Es necesario llevar cautivos nuestros pensamientos a Cristo Jesús ya que es en la mente donde se llevan a cabo las principales batallas de nuestra vida

Proverbios 23:7 dice:
“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”. Una de las cosas que debemos tener muy claro es que la mente es la que lidera nuestros actos.

Romanos 8:5 dice:
“Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son
del Espíritu, en las cosas del Espíritu”. Nuestros actos son el resultado directo de nuestras ideas. Si tenemos una mente negativa tendremos una vida negativa. Constantemente debemos hacer un ejercicio muy importante, y consiste en pensar que estamos pensando. O sea analizar a conciencia nuestros pensamientos. Alguna vez se ha detenido a pensar que está pensando, a analizar de donde vienen esos pensamientos, si son de Dios o son del enemigo. Si nos descuidamos, en un instante vamos a pensar cosas que no vienen de Dios.

La mente es como un aeropuerto donde aterrizan aviones de muchos lugares. Pero al igual que el aeropuerto, debemos poner un controlador (Espíritu Santo), para que aterricen solo los autorizados. Los pensamientos son como las aves pueden que estén volando sobre el árbol lo que no hay que dejar es que hagan nido. Porque al igual que los huevos de las aves dan a luz especies de su misma naturaleza, los pensamientos también. Por eso es que hay que tener cuidado con que estamos alimentando nuestras mente, porque todo lo que sube baja, pero también todo lo que entra a nuestra mente sale.

Como lo dije anteriormente debemos pensar que estamos pensando, pues los problemas de mucha gente tienen sus raíces en patrones de pensamiento. Satanás ofrece ideas torcidas, debemos saber identificar cuáles son aceptables para el Espíritu Santo y cuales no.

2 Corintios 10:3-5 es muy claro, tenemos que conocer la Palabra de Dios lo suficientemente bien como para ser capaces de comparar lo que tenemos en la mente con lo que Dios tiene en la suya. En esta cita podemos entender que Satanás levanta fortalezas o sea pensamientos que nos mantienen atados (Prisiones) debido a cierta manera de pensar y es ahí donde debemos pelear la buena batalla de la mente. La buena batalla de la mente consiste en no argumentar con el enemigo. El quiere que discutamos con él, nos ofrece teorías, razonamientos y argumentos, ese es el peor error, lo que debemos hacer es llevar cautivos nuestros pensamientos a Cristo para que le obedezcan a Él y solo a  Él. Cualquier pensamiento que no se alinee con la Palabra de Dios no es de Dios. Cuando uno empieza a controlar lo que piensa, comienza a pensar como Dios piensa, y es entonces y solo entonces que va a poder caminar de acuerdo al plan de Dios para nuestra vida. Con el enemigo no se debe dialogar, sino que se debe aplicar la Palabra de Dios, es por eso que debemos renovar nuestra mente con la Palabra para estar armados hasta los dientes. Ahí si es cierto que debemos estar armando hasta los dientes.

Gálatas 6:7-9 dice:

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”.

Hay que continuar sembrando buenas cosas en nuestra mente, porque a su debido tiempo segaremos sino desmayamos, hay que conquistar el terreno de nuestra mente que el enemigo ha robado. Él es un precarista que ha invadido nuestra mente y hay que sacarlo. El enemigo programa las mentes poco a poco, y una de las artimañas que utiliza son las ideologías, esas ideologías se transforman en actitudes y esas actitudes se transforman en hábitos y los hábitos forman las culturas. Es por eso que afirmamos que muchas de las cosas que caracterizan a nuestras culturas son patrones de pensamientos que en algunos casos van en contra de la Palabra de Dios.

Así como el enemigo programa nuestra mente Dios quiere reprogramarla. Deuteronomio 7:22 dice:

“Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco, no podrás
acabar con ellas en seguida para que las fieras del campo no se aumenten contra
ti.” Poco a poco, a través de la Palabra de Dios, es por eso que decimos que la
Palabra tiene poder de desplazamiento, poder para destruir, poder de renovación y
poder de resurrección, ya que es a través de la Palabra que Dios desplaza todo
pensamiento del enemigo, destruye todo argumento, toda fortaleza, renueva tu
mente y resucita tus sueños, los sueños que Dios ha soñado contigo.

Deuteronomio 1: 6,8 dice:
“Jehová nuestro Dios nos habló en Horeb, diciendo; Habéis estado bastante
tiempo en este monte. Volveos e id al monte del amorreo y a todas sus comarcas,
en el Arabá, en  el monte, en los valles, en el Neguev, y junto a la costa del mar, a
la tierra del cananeo, y al Líbano, hasta el gran río, el río Eufrates. Mirad, yo os he
entregado la tierra, entrad y poseer la tierra que Jehová juro a vuestros padres
Abrahm, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de
ellos”.

Ellos duraron ahí en ese monte mucho tiempo porque tenían mentalidad de
desierto. Pero Dios quiere, que tengamos la mente de Cristo no de desierto.
El quiere renovar nuestra mente poco a poco para que podamos entrar y poseer
todo lo que Dios tiene para nosotros.

Quizás tus pensamientos son el resultado de ideologías, de recuerdos de tus
propias vivencias negativas que no te dejan avanzar, pero recuerda las cosas
viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas.

La parte difícil de ser liberado está en reconocer que hemos estado siendo
afectados por ideologías, patrones de pensamiento, o recuerdos negativos. Pero
debemos llegar delante del Padre, como llego el hijo pródigo y reconocer que
necesitamos ayuda. Y que queremos cambiar nuestra manera de pensar, para que
cambie nuestra manera de vivir.

Quiero invitarte a que hagas conmigo esta oración. Di conmigo. Este día reconozco que mis pensamiento no han sido del agrado de Dios pero quiero cambiar, se que no puedo cambiar por mi mismo, pero creo que Dios tiene el poder de renovar mi mente, vengo en el nombre de Jesús llevando cautivo  todos mis pensamientos a los pies de Cristo Jesús para que le obedezcan a El y solamente a El, yo declaro que tengo la mente de Cristo y hoy decido pensar a la manera de Dios, para que la vida  y el propósito de Dios se manifieste en mí. Amén

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: